Cajón 28


Í N D I C E





--------


Mariano Fortuny

 


-----


Mariano Fortuny

 


Mariano Fortuny

 


------------


Mariano Fortuny



Mariano Fortuny

 

-----------

 

----------


Mariano Fortuny



Mariano Fortuny

 

----------



Mariano Fotuny

 


UN GRAN SALTO Y UNA DECISIÓN EQUIVOCADA

Nos encontramos una tarde sin esperarlo. Iniciamos un largo paseo junto al mar por una de esas inacabables alfombras de reflejos. Basta el silencio, las manos y las miradas para revelar los sentimientos. Estar junto a ella aviva los deseos, los sueños, disipa los complejos y los difumina. Me siento libre, vivo, irreconocible, dueño de mí y camino a la felicidad junto a ella.

No olvido aquella tarde, aquel paseo, caminamos hasta el final del fulgor. No perdemos la mirada, nos sentimos, permanezco a tu lado, no me atrevo a expresar lo evidente por miedo a equivocarme, no quiero que el tiempo me abandone; con palabras, con ideas, sueños, intento retenerte.

Un puñado de arena se cuela entre los dedos, materia y fantasía coexisten. ¿Qué ha pasado? Ayer no me atrevía a hablar, hoy me muevo entre sueños, me acerco a ella, la toco. No hay distancia; dejo los complejos, la inseguridad, el no atraer ni ser atraído, soy capaz de mirarme sin peros. El cambio, el gran salto se produce, estoy listo para comenzar a vivir con ella.

Otras tardes las pasamos con amigos de tertulias y café con aspiraciones literarias y discusiones políticas. Cafés y tabaco son el combustible para mantenernos encendidos. Acuden los asiduos, simpatizantes y militantes de asociaciones clandestinas y los invitados por primera vez, temerosos de no cumplir con las expectativas; al segundo café ya están integrados y discuten con el grupo de veteranos como uno más.

El tema elegido para debate lo presenta el, o la líder, aunque al poco rato se forman grupos y en cada uno se discute, apasionadamente, de asuntos más o menos relacionados con el principal, prevalecen los que hablan de conflictos locales, de los que afectan al estado o al continente; la elección depende de la gravedad de los acontecimientos, puede ser desde un juicio contra sindicalistas, el fusilamiento de los miembros de un grupo radical, la ejecución de un anarquista, el encarcelamiento y tortura de los más comprometidos, hasta el más importante por deseado, el magnicidio del vicepresidente que ocupa la discusión muchas tardes aunque nadie lo defiende moralmente...

Los conflictos de obreros y estudiantes, por cotidianos, no son noticia. Todos engordan las cifras de asistentes a las huelgas, a manifestaciones y alguno dice. “nos persiguen, cargan, tardan en dispersarnos, aguantamos y no detienen a nadie”. Si todo es cierto la dictadura cae en unos días.

Le dedicamos tiempo a conocer a los autores, filósofos y revolucionarios que han escrito sobre la redención de los explotados y los caminos para transformar el mundo, necesitamos una coartada cultural para argumentar la militancia y hacer proselitismo. Somos aplicados y pronto aprendemos la jerga.

Leemos a Marx, Engels, Gramsci, Rosa de Luxemburgo…y a otros tantos, pero el nombre que marca las diferencias en el repertorio es Vladímir Ilich Uliánov, V.I. Lenin o simplemente Lenin. Hay que aprender a soltarlo en cualquier intervención, venga al caso o no, para dar mayor rotundidad a los argumentos y pasar a formar parte de la jerga.

La edad y la ausencia de prejuicios nos convencen, nos sentimos formados en política, dispuestos para celebrar mítines o presidir asambleas. Lo que lees, lo consideras verdades inmutables y la educación política blinda el idilio.

Con algunos amigos de las tertulias y otros no tanto, vamos a pasear al monte próximo a la ciudad. Admiten la reciente relación sin preguntar. Buscamos complicidad en los encuentros y las miradas furtivas dejan de serlo. Los asuntos pasan a ser cotidianos sin necesidad de explicaciones, la relación natural, no hay presentaciones y todo el mundo la reconoce.

Vuelvo a los momentos de intimidad, a los que disfrutamos del primer amor, a los primeros descubrimientos sin vergüenza, a los lugares testigos de la desnudez de nuestros cuerpos y sentimientos, a nuestro primer amor.

¿Cómo explicar la plenitud de los momentos compartidos? Todo aparece a la vez, el pudor, el calor de la piel, el rubor y la sensibilidad de los primeros besos que descubrimos y repetimos una y otra vez hasta desear el siguiente. La culminación es entregarnos hasta llegar al contacto, no esperamos nada más.

Acaba el verano, vuelvo a otra ciudad con el equipaje para pasar tiempo en espera de nuevas sensaciones. Las experiencias políticas se pueden trasladar, experimento un gran salto, gracias al entorno y a los días vividos con ella.

¿Me asomo a la madurez? Al despedirme olvido, dejo atrás lo más importante, el cariño desinteresado, los besos y el idilio. La decisión equivocada está tomada.

Javier Aragüés (Febrero de 2015)

 


------


Ilustraciones del libro de poesías De un tiempo a esta parte, de María Jesús Campos "Chu".
De izquierda a derecha, "Tiempo de lluvia", "El perro del hortelano" y "Chuli"



"Un día bonito". De un tiempo a esta parte.
María Jesús Campos "Chu"


 

 


Theo Jansen




The Jansen


 

 


Theo Jansen
(Wikipedia)

 


Esculturas cinéticas de bestias imaginarias
Theo Jansen




Theo Jansen
(Strandbeest)

 


Qué dicha ser inapropiada. 
Molesta. Grosera. 
Levantar la voz sin miedo. 
Gemir hasta que te asustes. 
Comer sin cubiertos. 
Pasar tres días sin bañarme. 
Rascarme la entrepierna. 
Bailar sin ritmo. 
Eructar frases completas. 
Llorar en un orgasmo. 
Reír en un sepelio. 
Que dicha ser completa. 
No temer decir: "No te quiero".
"Cógeme duro".
"Yo pago la cuenta".
Desnudarme sin bajar la vista. 
Cocinar en pelotas. 
Estornudar sin taparme la boca. 
Andar descalza en la tierra. 
Que dicha ser esa, a la que temes
y le sigues llamando tres años después para verla,
por qué estás cansado de princesas plásticas. 
Que dicha ser la loca, la puta, la romántica. 
Esa que no vas a volver a encontrar. 
Que dicha ser yo!

"Qué dicha ser inapropiada", #sirenamorena

 


Cajón anterior
 
Cajón siguiente



 

Í N D I C E


Javier Aragües (narrativa)
Mariano Fortuny (pintura)
María Jesús Campos (dibujo)
Sirenamorena (poesía)
Theo Jasen (escultura)

 

INICIO

 

 

De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Arte y Desastre